Thursday, December 29, 2016

Ello aparte es motivo de satisfacción aún hoy en que el entusiasmo y la destreza están tasados

Cuando a principios de la década de 1920, o quizás antes, se empezó a pagar un sueldo a los jugadores de fútbol y -además- la torta de dinero alrededor del popular deporte empezó a ser cada vez más grande, se estableció la piedra fundamental de lo que sería un nuevo paradigma arrastrado hasta nuestros días.

En aquel entonces, reconocer a los players como trabajadores -otorgando una remuneración- junto con la transformación de lo que se comenzaba a vislumbrar como un gran negocio, desencadenó una serie de eventos conflictivos que concluyeron en la "profesionalización" del fútbol en 1931.

Inquietudes como "reparto de dinero", "pases de jugadores" y "superligas" tan propias de nuestra realidad actual no son ninguna novedad para la Argentina y, de hecho, fueron causas necesarias para la creación de una AFA paralela entre 1931 y 1934.
Cuando hay billetes en el medio... bueno, así lo indicaban los diarios de la época:

Año 1928 "Los chicos contra los grandes"

6 de Junio de 1929 La AFA robando guita desde tiempos inmemoriales




































1929 Boca y San Lorenzo con las bolsas de dinero a un costado.
















Ahora bien, ¿está mal que un jugador de fútbol se dedique a jugar al fútbol y cobre por jugar al fútbol?, ¿o que se cobre una entrada para ir a la cancha el domingo? ¿o que haya ofertas multimillonarias por pases interclubes o derechos de TV?

Bueno, yo no voy a venir a oponerme, está perfecto, todo el mundo lo acepta, el mercado lo financia y ha venido funcionando de esta forma durante casi un siglo.
Lo que sí creo que todavía nos debemos como ciudadanos/simpatizantes/socios es un serio debate sobre el futuro de los clubes, asociaciones civiles sin fines de lucro que cumplen una función social fundamental y necesitan modelos viables pensando en el futuro: ¿volver a las fuentes?

Por ahora quedamos estar en el medio de disputas sobre paros, financiamiento del estado, comisiones normalizadoras, desafiliaciones, deudas, gordos corruptos, mercenarios, representantes, mafiosos e intermediarios.

Mi opinión personal podría ser que el fútbol antes que nada y antes que todo es un deporte y que como tal promueve valores y conductas. Y que se juega por la camiseta, manga de gatos (?).Que transmite además emociones, el encuentro, la gente, el barrio, escuchar los partidos por radio AM y tomar una birrita en la vereda.
Pero un punto de vista individual no interesa, y entonces nos preguntamos: ¿qué es el fútbol? y ¿qué representa para las multitudinarias aficiones?

El 1 de Julio de 1929 los diarios hablaban del reciente campeón del campeonato de Primera División de 1928, Huracán de Parque Patricios:
"El club del Barrio es Campeón", "Hombres y Mujeres, Ancianos y Niños", "la bandera de sus entusiasmos".

Porque si. Porque importaba el barrio y la familia.

En Febrero de 1930 se estaba por jugar la final del campeonato de Primera División de 1929 entre Gimnasia y Esgrima La Plata y Boca Juniors, luego ganado por CGE.
Los medios titulaban "Será un match interesante y caballeresco".

Porque si. Porque el fútbol era un deporte de caballeros. Y también se jugaba por el honor.























En 1933, a poco de instalado el mal llamado "profesionalismo", se consagraba campeón el Club Atlético San Lorenzo de Almagro y todavía quedaban restos de los "valores del fútbol":
















"Concertados en el conjunto campeón los valores eficaces de los gestores de su poderío, su triunfo de esta tarde tiene un inmenso significado. El resultado alto no se ha alcanzado sin los oficios de la disciplina, de la colaboración, del esfuerzo mancomunado de todos, del ejercicio de una moral deportiva excepcional, y de un anhelo de vencer que no ha logrado apagarse ni tras el clamor momentáneo de inevitables contrastes."


"Pero los players integrantes de San Lorenzo bien lo sabían: estaban a un paso del logro del campeonato y ello en los actuales momentos se traduce en el delirio de los miles de simpatizantes con que cuenta el club (…) ello aparte es motivo de satisfacción aún hoy en que el entusiasmo y la destreza están tasados."

Porque si. Porque el entusiasmo y la destreza no se comercializaban...

 



















Bueno, me fui por las ramas. ¿Qué debemos hacer?

Que se yo, men. Administrar mejor. Si no alcanza la guita, bajar sueldos.

Cuidar las finanzas sería más fácil si los jugadores no cobraran las incoherentes cifras que se manejan hoy. Imaginar un plantel en el que los 25 tipos en vez de cobrar millones cobraran miles, no sé... 100 lucas mensuales por cabeza. Los dirigentes podrían pagar honorarios con la recaudación de entradas de un solo partido y sobraría dinero, para invertir en inferiores, en infraestructura.

Clubes sustentables, sociedad sustentable.