Tuesday, June 19, 2012

Y tampoco entiendo el final de Náufrago

Hay momentos en la vida en que de repente realmente nos volvemos pequeños, puestos a prueba por el destino y podemos percibir lo efímero de nuestra existencia.

Uno de ellos ocurre cuando -por ejemplo- te comprás un sandwich de milanesa con jamón y queso en un kiosco "Open 24" y el mismo estaba vencido, tenía hongos y tramos de un extraño color verde, pero lo notás no antes de haberle dado una mordida.

"Perdón capo", tira el vendedor cambiándotelo por uno en buenas condiciones, y te regala un alfajor Pepitos.

4 comments:

  1. JAJAJAJA... vaya prueba. xD

    ReplyDelete
  2. ¡Jajajajajajaja!

    Perdón que me ría, eh, pero la desgracia ajena por lo general tiene ese efecto.

    A mi me pasó de que me vendan cerveza en un envase de Coca Cola (oh, éramos tan pobres...) y ver que en el fondo había una mosca pegada.

    Obviamente no iba a volcar una cerveza para sacar esa mosca, no señor, así que lo tomamos pensando en otra cosa. (?)

    ReplyDelete
  3. jajajajaja!!! los tags son todo.

    Bien el vendedor, otros ratas no te dan ni la hora después de venderte algo podrido.

    Abrazo.

    ReplyDelete

♪♫ I like escuchar qué podés inventar...