Monday, December 15, 2008

Subí pibe... subí

Finalmente me encontraba listo para salir.
Ya estaba desayunado, bañado y cambiado... La mochila en orden.

Nuestro protagonista sabía que durante toda la mañana había estado perdiendo el tiempo.
Era temprano... ¡en algún momento realmente lo era! pero por alguna razón desconocida y misteriosa los instantes se fueron esfumando sigilosamente.

Sin darse cuenta otra vez se le hizo tarde, la aguja del reloj no mentía...
"Son las 7:51", es el pensamiento que voló por su mente luego de fijar la mirada en su muñeca.
Y el tren pasará puntual por la estación a las 7:53...
En cualquier momento se escuchará la bocina de la locomotora riéndose de él y su mala puntualidad.

"No hay chances..."
Solo dos minutos quedaban para transitar vertiginosos trescientos metros, mitad civilización, mitad campo hasta la parada del ferrocarril.

Empecé a correr, aún pensando que mi esfuerzo no tendría mucho sentido, pero valía no esperar otros 34 minutos.
Una misión virtualmente imposible que desafiaba los límites de mis reflejos matutinos.
Tal Coyote persiguiendo al Correcaminos el tiempo seguía pasando...



Se divisa a lo lejos la vieja y modesta estación, con su visitante de turno entrando ya, puntual, a paso ligero...
Fue ahí cuando maldije los dos minutos que habré perdido haciendo quién sabe qué pelutodez...
Valiosos segundos que significaban la diferencia entre encontrarme arriba del tren... o abajo.

La formación arranca y su velocidad impone respeto.
Haber llegado a la meta no alcanzaba... Mis esperanzas se desvanecían.
Me estaba quedando solo en el andén... solo yo y mi reloj.

Pero de repente, algo mágico sucede. No se bien por qué.
Quizás alguien haya observado atento mi fabulantástica pseudo-maratón, o la expresión de desilusión en mi rostro.
Escuché un silbato... y el tren con pesadas ruedas de trayectoria en aceleración se fue deteniendo.

Levanté la mirada...
El guarda me miró y me dijo: "subí pibe... subí"

16 comments:

  1. A la mierda, no te la puedo creer.
    Que afortunado...

    ReplyDelete
  2. eso es tener muucha suerte!

    copado el señor guarda :)

    ReplyDelete
  3. Jajaj
    Si la verdad que si, tuve mucha suerte...

    El tren en cuestión no es de los ramales electrificados de la ciudad... está casi al nivel de un tren de pueblo.
    Bueno, estoy exagerando...
    Funciona en el GBA igual, pero a lo que voy es que se puede dar la posibilidad de detenerlo si se quiere, no es como el Subte o el Sarmiento que se cierran las puertas y fuiste.
    El tipo se apiadó de mi...
    Me demostró que a veces se puede ser copado.

    ReplyDelete
  4. Yo si fuera el tipo del tren... no te freno ni en pedo

    jodete por impuntual

    odio la impuntualidad

    =P

    ReplyDelete
  5. Que mala que sos Celes...

    Te prometo que si algún día tengo que encontrarme con vos voy a llegar a horario asi no te enojás.

    :-P

    ReplyDelete
  6. Le hiciste un pasacalle al guarda!!!!!!!!!!!!!!! Un blog entero para agradecerle!!!!!!


    Jajajaja. Me quedé pensando en dos cosas. Primero en "luego de fijar la mirada en su muñeca." Tardé un cacho en darme cuenta que era de la mano :P

    Y segundo, me acordé de Homero en la Tierra de Itchy y Scratchy, diciendo:
    "Rápido, vamos a ver el desfile de las cuatro. Sino tenemos que esperar al de las cuatro y cinco". FORRRRRROOO...

    ReplyDelete
  7. Que suerte que tenés!!! A mi nunca me frenó el colectivo para llevarme... si me habré comido media hora esperando al siguiente!

    Besos!

    ReplyDelete
  8. si llegás tarde no te espero

    sa be lo

    jajaja

    ReplyDelete
  9. Cornalitos:
    Sí, se re copó el tipo.
    Y obvio que lo de la muñeca era por el reloj... Qué otra interpretación podías hacer? ;-P

    Conta:
    La verdad que sí, tuve suerte.
    La próxima si querés que te pare mira al chofer con cara de mala, o parate justo delante de él. Ahí para o para. Jajaj

    Celes:
    Te prometo puntualidad.
    :)

    ReplyDelete
  10. Buena onda el señor... A nosotros no nos pasa nunca!

    ReplyDelete
  11. esas son las cosas que te alegran el dia

    ReplyDelete
  12. Ojalá a mí me esperaran así... A mi me ven los del tren y se apuran para salir...

    Más de una vez me pasó llegar tarde a la facu por llegar dos segundos tarde...

    ReplyDelete
  13. Metrovías se puso benévolo.

    ReplyDelete
  14. fue un golpe de suerte... se ve que aveces pasa...

    mucha suerte caballero...

    ReplyDelete

♪♫ I like escuchar qué podés inventar...